Esta web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio Aceptar Leer más

Diferencias entre prótesis e implantes dentales.

Diferencias entre prótesis e implantes dentales. - E&D Protesis
20 de octubre de 2017 0 Comentarios

Como laboratorio de prótesis dental en Córdoba resolvemos en este post una de las dudas frecuentes entre la población actual. ¿Qué es una prótesis? ¿Y un implante dental? Todos nos preocupamos por tener una buena sonrisa y una higiene bucodental saludable. La falta de alguna pieza dental puede afectar al bienestar emocional de una persona puesto que el hecho de prescindir de un diente impide sonreír, hablar correctamente e incluso relacionarnos abiertamente, debido a la carga que supone su pérdida.

Gracias a la innovación en el campo de la odontología, existen distintos tratamientos para atajar este problema de salud bucodental que tiene una vertiente bastante estética. Entre las posibles soluciones a la hora de reemplazar una pieza dental nos encontramos con las prótesis y los implantes dentales. A continuación te daremos unas pautas para considerar cuál es la opción más conveniente en cada caso, siempre contando con la opinión experta de tu odontólogo.

¿Qué son las prótesis dentales?

Las prótesis dentales son dispositivos artificiales que están destinados a reemplazar la anatomía de una o varias piezas dentales y están fabricadas con materiales  acrílicos, resinas y cerámicas. Las prótesis necesitan una base de asentamiento que generalmente son el paladar o piezas dentales naturales. Dentro de estas podemos diferenciar varios tipos:

  • Las prótesis dentales removibles. Son prótesis soportadas por unos ganchos metálicos que sirven para sujetarla a los dientes adyacentes. Como su nombre indica, son prótesis de quita y pon y con el paso del tiempo se desajustan tanto a nivel de la encía como de los ganchos que retienen la prótesis. Su gran inconveniente es que pueden moverse (sobre todo al masticar) así como también pueden penetrar alimentos por debajo del paladar. Hoy en día solo se aconseja esta prótesis si hay limitaciones de salud que contraindiquen los implantes.
  • Las prótesis dentales fijas. Son prótesis fijas soportadas por los dientes que aún conserva el paciente. Suelen ser restauraciones protésicas que consisten en la sustitución de los dientes perdidos. Estos dientes adyacentes se rebajan para dejar espacio a la estructura, y la prótesis se cementa para fijarla. Es un tipo de diseño que lleva utilizándose mucho tiempo y su confort al masticar es excelente.

Prótesis dentales en Córdoba

¿Qué son los implantes dentales?

Por otra parte, los implantes dentales son sustitutos artificiales de la raíz natural del diente y están compuestos de titanio (material biocompatible y está osteointegrado, es decir, que cicatriza en el hueso). Gracias a este implante directo en el hueso podemos reemplazar varios diente perdidos. Al igual que pasa con las prótesis, también existen diferentes tipos de implantes:

  • Implantes intra-óseos. Son aquellos que son integrados dentro del hueso de la mandíbula.
  • Implantes yuxta-óseos. Este tipo de implantes consisten en un marco de metal que se coloca en el hueso de la mandíbula, justo por debajo del tejido de las encías. 

¿Cuáles son las diferencias entre prótesis e implantes?

 El procedimiento que se lleva a cabo a la hora de aplicar estos tratamientos es totalmente diferente y es importante tener en cuenta las implicaciones que conllevan cada uno a la hora de decantarse por uno u otro. La reversibilidad, la limpieza y la comodidad a la hora de aplicar estos tratamientos son los factores que vamos a detallar a continuación:

Reversibilidad. Una de las ventajas de decantarse por el implante, es que éste no necesita de un diente secundario para su implementación porque es independiente. El diente se instala directamente sobre el hueso maxilar y no necesita el soporte de otro diente sano. En cambio, en al caso de la prótesis, sí que necesitamos el soporte de un diente sano adyacente sobre el que soportarlo teniendo que llegar incluso a la talla del diente sano para adaptarlo a la colocación de la prótesis, constituyendo un procedimiento irreversible, por lo que si no se obtienen los resultados esperados, no se podría volver atrás.

Limpieza. La complejidad de la limpieza en ambos casos también es un dato a tener en cuenta. En el caso del implante, la limpieza no revierte ninguna complejidad adicional a la que sería la limpieza de una boca normal puesto que cada pieza se coloca de forma independiente.

En el caso de las prótesis, dependiendo de cuál sea su tipo, revertirá mayor o menor complejidad. Si son extraíbles, la limpieza será externa con algún tipo de desinfectante, pero si se trata de puentes, la limpieza puede llegar a ser más compleja debido a que en la implantación de prótesis se procede a la unión de varias piezas que no dejan espacios entre ellas dificultando la limpieza. 

Comodidad y adaptación. El factor definitivo a la hora de decantarse por uno u otro tratamiento es la comodidad del paciente. Una de las ventajas más reseñables del implante o la prótesis fija, es la facilidad de adaptación a la hora de vocalizar y a la masticación debido a que al estar implantado directamente sobre el hueso o diente, el resultado es similar a tener un pieza natural.

En el caso contrario, las personas que tienen una prótesis móvil, necesitan un periodo de adaptación al aparato, que puede durar semanas, debido a que al tener un cuerpo extraño en la cavidad bucal, generan mayor cantidad de saliva y  les dificulta la vocalización y la tarea de masticar alimentos.

Duración. Ambos tratamientos requieren de unos cuidados y mantenimiento adecuados como una correcta higiene dental y revisiones periódicas. En las mejores condiciones, una prótesis dental móvil tiene una durabilidad de entre ocho y doce años, mientras que los implantes y las prótesis fijas pueden durar toda la vida si se cuidan correctamente.

¿Cuándo es más apropiado usar cada tratamiento? 

Una vez que conocemos las diferencias existentes entre los dos procedimientos, es imprescindible tener en cuenta cuando es más adecuado usar una prótesis o un implante. Para poder colocar un implante dental, se necesita una base suficiente de hueso maxilar sano y de calidad. Así la cicatrización del perno en el hueso tendrá el éxito que esperamos. En caso contrario, existen técnicas quirúrgicas que podrían ayudarnos a regenerar el hueso necesario aunque en estos casos lo más recomendable sería optar por la alternativa de la prótesis.

Otra característica a tener en cuenta será el criterio económico. Los implantes son más caros. La decisión tiene que estar basada en criterios médicos y clínicos y en lo que necesita cada paciente según su caso y sus condiciones de salud bucodental y salud en general. Obviamente, la persona más indicada para recomendar qué tratamiento aplicar es el especialista en odontología ya que es quién mejor conoce la patología del paciente y puede diagnosticar el problema y planificar la solución de acuerdo a las necesidades de cada uno.

Deja un comentario